Biorizon No hay comentarios

Trabajo conjunto de Biorizon Biotech, la Universidad de Almería y Fundación Cajamar, con financiación de los Fondos Feder de la Unión Europea

El proyecto BACAGRO para el “Producción de bacterias para uso agrícola como mejoradoras de la fertilidad del suelo y agentes protectores frente a patógenos” ha concluido su calendario de ejecución alcanzando sus objetivos de investigación y puesta a punto de productos que en breve estarán en el mercado. Así lo han señalado los responsables de la ejecución del proyecto financiado dentro del Programa Retos Colaboración 2015, orientado a desarrollar nuevos productos bioestimulantes de uso agrícola que mejorarán la rentabilidad y sostenibilidad de la agricultura intensiva. A lo largo de su vigencia, el consorcio ha ido ofreciendo resultados provisionales en diferentes jornadas y congresos especializados, así como en la Feria Internacional de Biotecnología, BIOSPAIN, celebrada el pasado mes de septiembre en Sevilla.

BACAGRO ha sido un proyecto liderado por la empresa biotecnológica almeriense Biorizon Biotech en el que han participado la Universidad de Almería a través de su Centro de Investigación en Biotecnología Agroalimentaria (BITAL) y la Fundación Cajamar, coordinados por la consultora almeriense Clever I+C, especializada en I+D biotecnológica y agroalimentaria. La ejecución del proyecto ha requerido una inversión superior al medio millón de euros, financiada por los Fondos FEDER para el Desarrollo Regional Europeo y gestionada a través del Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación Orientada a los Retos de la Sociedad (Convocatoria RETOS-Colaboración 2015 del Ministerio de Economía y Competitividad).

Biorizon Biotech ha señalado que el éxito de BACAGRO permitirá no sólo avanzar en la tecnología de producción y uso de bacterias en agricultura sino que garantizará el desarrollo de prácticas sostenibles.

Producción sostenible

El proyecto contemplaba cuatro objetivos tecnológicos diferenciados:

  • Selección e identificación de bacterias beneficiosas para los suelos y las plantas.
  • Desarrollo de procesos productivos microbianos escalables que sean competitivos con su aplicación agrícola.
  • Desarrollo de métodos de preservación y aplicación de dichas bacterias garantizando su seguridad y eficacia.
  • Evaluación del efecto en suelos y plantas tras la aplicación del producto en su fase final.

La consecución de estos objetivos ha dejado patente la posibilidad de incrementar la productividad de los cultivos gracias a la minimización de las enfermedades que causan hongos y otros agentes fitopatógenos, al tiempo que se reduce el uso de los agentes químicos empleados actualmente para el control de éstos, además de la capacidad bioestimulante mostrada por varias cepas de las identificadas y empleadas en las nuevas soluciones biotecnológicas desarrolladas, contribuyendo a la reducción del uso de fertilizantes minerales.

Además de la producción de estas bacterias con aplicación agrícola, se ha puesto a punto un novedoso proceso exclusivo desarrollado por Biorizon Biotech para su cultivo y comercialización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *